Cómo devolver un pedido

Podrá devolver o cambiar cualquier artículo que hayas comprado en Mía Möll en un plazo de 15 días desde que recibas el pedido, siempre y cuando los productos no hayan sido usados y conserven su precinto o embalaje original.

No se admiten devoluciones de productos personalizados

La devolución se puede realizar de dos formas:

  1. Puedes hacernos llegar el paquete con una agencia de transporte, en ese caso el coste de envío correrá a cuenta del cliente y para ello también has de informarnos previamente.
  2. Mía Möll envía un mensajero a su domicilio o dirección de recogida con un coste de 5,90€ (impuestos incluidos).

Deberás contactar con nosotros enviando un email a info@miamoll.es o contestando al correo de confirmación del pedido realizado, puedes indicarnos el motivo de la devolución.

🚨¡ATENCIÓN!🚨 La devolución no se realizará en los siguientes casos:

  1. Cuando los productos a devolver no se encuentren en perfectas condiciones.
  2. En productos personalizados no se permitirá la devolución una vez iniciado el proceso de realización de la misma.

En el caso de que la devolución sea factible, el precio de la compra será devuelto a la cuenta bancaria o a la tarjeta de crédito asociada a la compra realizada. El abono se realizará tan pronto como hayamos recibido el producto a devolver y hayamos confirmado que cumple con nuestros requerimientos mínimos.

Si tu pedido te llega en mal estado, el tubo chafado o sin tapas, caja rota o abierta, tienes que abrir el tubo o caja delante del mensajero (muchas veces te dicen que no es su obligación esperar, pero si lo deben hacer… ¡que no te engañen!).

Si tu pedido te llega equivocado tienes que ponerte en contacto con nosotros lo más rápido posible para hacer la devolución escribiéndonos a: info@miamoll.es indicando tu nombre y el número de pedido, solucionaremos la incidencia con la mayor brevedad posible .

– Si tienes alguna reclamación háznoslo saber antes de 7 días laborables para que podamos arreglarlo.

– Los productos pueden variar ligeramente de color ya que cada pantalla de ordenador esta calibrada de forma diferente.